Todos los años, los delfines salvan alrededor de unos 1.500 náufragos y buzos. ¿De dónde viene esa desinteresada compasión de un animal salvaje, por otro mamífero terrestre tan distinto? Quizá, al final no seamos tan distintos.

Según estudios de la BBC, los delfines identifican a los seres humanos como algo similar a ellos mediante el escaneo de nuestro esqueleto a través de su sonar. Con este escaneo por ultrasonidos, descubren que los humanos tienen una estructura ósea en cierta forma similar a la de ellos, sin espinas como el resto de los peces y con una caja torácica donde, además de los pulmones para respirar como ellos, también albergan sus crías, es decir nos identifican como similares.

Ya en la mitología griega se hacía honor a esta asombrosa capacidad de salvamento de estos mamíferos, cuando Telémaco, hijo de Ulises, fue salvado de morir ahogado gracias a los delfines, razón por la cual Ulises siempre usó dibujos de delfines en sus escudos. Desde entonces la gente de mar, cuando ve a un delfín, dice que es un buen augurio.

 

Después de conocer un poco más como actúan los delfines vamos a ver un curioso suceso relacionado con el mundo de la pesca, en algunos lugares del planeta, los delfines ayudan a los humanos en esta práctica como vemos en el siguiente video:

 

Noticias

Noticias

Noticias