Asociada a las grandes cacerías, la batida de faisanes puede, sin embargo, practicarse con un número limitado de cazadores y en una extensión relativamente restringida.

Se puede practicar en terrenos boscosos y especialmente acondicionados con mucha antelación.

En el caso más sencillo, se coloca una línea de tiradores, raramente más de una docena, a orillas de un bosque hacia el que se encamina un mayor número de ojeadores en un movimiento envolvente primero y, después, al acercarse, en línea paralela a la de los tiradores.

 

Toda la dificultad reside en lograr que al sentirse en peligro, los faisanes despeguen en vez de correr a buscar refugio. Esto se logra empujando los pájaros hacia una zona de baja vegetación que vaya seguida de un cortadero. Allí los animales, al no sentirse al cubierto, terminan por emprender el vuelo. Otros prefieren poner una barrera de ramas que constituya un obstáculo para las aves, de modo que no la puedan franquear por tierra.

 

 

En el sector elevación están las zonas despejadas, a las que suceden cortinas de árboles que obligan a los pájaros a tomar altura.

 

Suele ser detrás de esta cortina de árboles donde se coloca la línea de tiradores, cuya misión será más o menos entorpecida por la tala y el tamaño de los árboles. Puestos de cara al bosque, tendrán que ver llegar la caza para poder disparar en buenas condiciones.

 

Si el entorno cercano a la zona de tiro es acogedor para los pájaros, estos no dejaran de posarse, ya que no suelen hacer vuelos largos.

 

El faisán se encuentra fácilmente. En caso contrario vuelve al bosque después de la batida

BATIDA A PIE

Se designa así un modo de batida más sencillo que el anterior, que consiste en hacer avanzar tiradores y ojeadores repartidos alternadamente y en una misma línea. Para ser efectiva, esta batida tiene que realizarse con un gran número de cazadores.

Su expresión más noble, aunque muchas veces critica, es la de batida de tirada. Esta cuidadosamente preparada con anterioridad y en un recinto adecuado, compuesto por aligustres bajos, de 1 metro de altura, entremezclados con cortaderos por los que progresan lentamente los tiradores. Un cierto número de zonas arboladas obligan a los pájaros a tomar altura y les permite posarse para pernoctar.

Este tipo de batida es el practicado en las cacerías oficiales, cuya principal dificultad consiste en hacer volar los pájaros, normalmente soltados poco antes de la batida.

Noticias

Noticias

Noticias