¿Qué es la gestión cinegética?

 

 

Este término siempre causa mucha controversia, los ecologistas dicen: "no adornéis con tecnicismos lo que hacéis, que es matar animales". Pues bien, desde aquí decimos BASTA.
 
La gestión cinegética es un conjunto de medidas que apuntan a proteger una especie, no acabar con ella, al contrario incrementar su población cuando es debido y regularla cuando el ecosistema lo necesita.
 
La sobrepoblación de jabalís es un problema que podemos ver día sí y día también en la parrilla de noticias televisivas. Los jabalís se adentran en núcleos urbanos como se dan un vuelta por la playa, buscando algún almuerzo descuidado.

 

 

 

¿Qué se podría hacer para solventar este problema?

 

El jabali tiene un sitio reservado en el gran universo cinegético y es uno de los animales míticos con que sueña cada cazador, pero también es un enemigo acérrimo del agricultor.

Su gestión no es tarea fácil, debido a la falta de medios de estudio de su población y las peculiaridades de esta especie.Curiosamente no se ha llevado a cabo ningún estudio serio sobre el recuento y la apreciación de densidades de jabalíes, únicamente se tiene una estimación a posteriori basada en el número de capturas cinegéticas.

Hay que darse cuenta, aunque podamos decir ¡cuantos más mejor!, la fecundidad de una hembra es proporcional a su peso y puede tener entre 6 y 8 jabatos y un crecimiento sin control puede tener nefastas repercusiones como ocurrió con los conejos hace años en Australia.

 
"Si sí Australia esta lejos, pero Argentina también de Grecia y corralito que va y que viene"

Queda claro que debe limitarse la proliferación de los jabalíes para conservarlos mejor, aunque esto parezca, a todos los efectos una contradicción. Una aplicación de un plan obliga a tener un censo de densidad de población a fin de temporada.

Sobre la teoría si se realizaran análisis sobre las hembras cobradas a final de temporada permitirían determinar la fecundidad futura o tardía de las piaras, de esta manera:

 

  • Si las condiciones climáticas auguran una mala temporada, deber programarse una reducción de capturas en proporción a las del año anterior.
  • Si las condiciones climáticas son buenas un aumento.

 

En la práctica, la regla sería disparar a los jóvenes con peso medio inferior a 50kg. Al disparar a los adultos bien formados caen los nacimientos precoces a primeros de otoño y por consiguiente de los animales que se podrán cazar al inicio de la temporada siguiente.

 

Como decíamos en caso de penuría alimentaría, inviernos duros, se debería progeter a los ejemplares de más de 50kg, sin embargo en épocas de proliferación lo conveniente sería abatirlos.

 

Todo esto acarrea mucha dificultad y el seguimiento continuo de las poblaciones para poder realizar un plan de caza sería la solución.  ¿Y por qué no se hace?

La cuantía económica y dedicación necesaría para llevar esto a cabo sería impensable para una administración y menos en los tiempos que corren en cuanto al tema monetario y cuanto al punto de vista de la sociedad respecto a la caza.

 

UN SALUDO CAZADORES DESDE CAZAENVENA, DEJAR UN COMENTARIO AQUÍ ABAJO Y COMPARTIR

 

Noticias

Noticias

Noticias