¡¡¡Hola a todos!!! 

En este artículo vengo a contaros una de las maneras para realizar el cambio en el proceso de apuntar con un ojo cerrado a los dos abiertos.

Recopilemos unas ideas de los artículos anteriores para los que no lo hayan leido

"Como en artículos anteriores hemos hablado de las ventajas que tiene apuntar con los dos ojos abiertos, en el caso de caza y tiro al plato, el campo visual que se necesita es mucho mayor que en el tiro olímpico, por este motivo ahora vamos a explicar como podemos realizar esa transición de un ojo a dos. Una vez dicho esto, los pasos serían los siguientes. Cabe decir, que dicha transición no es sencilla, hay que tener paciencia y en algunos casos, la persona dependiendo de algunos factores como la dominancia, años, lateralidad… no lo llega a conseguir. "

enlightened aquí os dejo el enlace al artículo anterior El eterno debate disparo....

PASOS

• El primer paso es apuntar con los dos ojos el objetivo al que queremos disparar.

• Al mirar esa imagen, con la escopeta encarada, va a aparecer una imagen secundaria desdoblada del punto de mira, evidentemente, una por cada ojo.

• De esas dos imágenes tenemos que escoger, o predominara la imagen del ojo dominante-director, que coincidirá en un porcentaje alto con nuestra lateralidad. enlightened(Si eres zurdo o diestro)

  Aclaración: Normalmente un diestro puede sentirse más cómodo con el ojo dominante derecho, por lo tanto elegirá la imagen de la parte derecha.

• Esa imagen que cojamos será con la que apuntaremos al objetivo.

• Ese desdoblamiento de la imagen ira desapareciendo con el paso del tiempo, y conseguiremos tirar con la misma facilidad y costumbre que como lo hacíamos con uno. Pero repito, es un proceso difícil y largo en el tiempo, hay que tener paciencia y practicar.

Es importante decir que una persona que padezca de ambliopía u ojo vago, dependiendo de la agudeza visual que posea, va a ser difícil que su ojo director sea ese.

Hay personas que cuando la lateralidad y el ojo director es diferente, por ejemplo un zurdo que apunte con el ojo diestro, aprende desde joven a disparar con el no dominante, cerrando el director, para que le sea más fácil el enfoque y por lo tanto el disparo. Al abrir los dos ojos, con el paso del tiempo, esa naturalidad de tirar con el ojo no dominante, puede verse afectada al volver a dominar el ojo otro ojo, director por naturaleza, provocando confusiones visuales en el momento de encarar y apuntar.

Los ejercicios que podemos realizar para facilitar ese proceso, son los siguientes:

  • En primer lugar, existen filtros semi-opacos, es decir, lentes o adhesivos que dejan pasar un porcentaje de luz o visibilidad menor, para que ese desdoblamiento de la imagen no sea tan nítido, o tan fuerte.
  • Podemos buscar una referencia en el suelo, bien una cinta métrica, una línea blanca por el suelo… con un objetivo en alto al final de esta. El procedimiento a seguir es, con los dos ojos abiertos, seguir la línea llegando al objetivo en alto, y en ese momento cerrar el ojo que cerrábamos normalmente para ver si hemos apuntado correctamente con los dos, o existe una confusión – deviación del objetivo que con el tiempo, a base de practicar ira desapareciendo.
  • A medida que este ejercicio vaya resultando efecto, vamos probando objetivos más lejanos pero fijos. Con los dos ojos abiertos.
  • Más adelante objetivos en movimiento, pero alejándose con un ángulo sencillo para que poco a poco nos vayamos a acostumbrando. Ojos abiertos
  • Una vez cogida esa naturalidad en el disparo probar en situaciones más complicadas, para comprobar que el aprendizaje ha dado resultado. Ojos abiertos.

Cambiar una constumbre de muchos años, es difícil, y en el sistema visual mucho más. Cambiar la visión de un ojo a dos en el tiro es un trabajo arduo, de paciencia y constancia. Os animaría a que lo intentarais. Las ventajas que iban a poder comprobar son muy grandes.

 

Espero os haya gustado, si tienen alguna consulta o pregunta, no duden en contactar con nosotros. Un saludo

Noticias

Noticias

Noticias